domingo, 24 de marzo de 2013

Fases del duelo

Por desgracia, ningunos nos salvamos del fallecimiento de alguien cercano.  El sentimiento de pérdida que se instala en nuestro interior, es terriblemente doloroso, pero, como viene pasando desde que el mundo es mundo, todo se supera.  Con su más o sus menos, y, es evidente que el dolor va mitigándose con el tiempo.

Las fases del duelo (no las nombro porque todos las sabemos) hay que pasarlas, no importa el orden, pero las vamos saltando una a una.  Difícilmente se obvia alguno de los estados, incluso no todas estas duras etapas siguen la misma línea cronológica, pudiendo pasar por la negociación incluso antes de la ira.  El tiempo que dura cada una, va en concordancia a nuestra capacidad de superación.

Es difícil, sobre todo cuando la pérdida es de un ser muy cercano, aunque hay que ser valiente y afrontar que su falta, es solamente física, pues su recuerdo siempre vivirá en nosotros.  ¿Conformismo?  Puede ser, aunque lo considero una buena opción, a pesar de que casi pisa el concepto de "perdedor". 

En nuestro interior, todos tenemos recursos naturales de supervivencia, básicos, innatos.  Si tenemos miedo, corremos.  Eso es "algo" que hay que rescatar cuando vemos que nuestro entorno se desmorona y, en consecuencia, sacar fuerzas de la debilidad emocional.  Siempre se sale, sin que importe el cómo.

Con "Lo que queda de mí", he procurado dar un enfoque positivo dentro del dolor de Eric, con sus más y sus menos, sus errores o aciertos.  Su conformismo le ayuda a superar su situación.  Mientras nos miramos el ombligo, no vemos la vida pasar.

Toda historia tiene un principio y un final, pero el magnificar o "abusar" de un estado anímico, es un grave error.  La vida estaba ahí antes de nosotros, y por supuesto seguirá cuando faltemos. 

Tenemos muchísimos motivos para llegar al final del día y sentirnos orgullosos de nuestros logros, ya sea un contrato multimillonario como un bizcocho de limón (jamás he conseguido que suba la maldita masa...), porque si valoramos más lo que tenemos en vez de ansiar, en todos los aspectos, nos sentiremos más libres y más fuertes.













No hay comentarios:

Publicar un comentario